Un tema recurrente en los debates políticos es la evolución del Paro y del empleo. Y lo curioso es que nunca hay un acuerdo sobre si los datos son buenos, malos o regulares.

De cualquier manera, tampoco lo ponen fácil para identificar la situación. Voy a intentar definirlo:
La tasa de paro se compone de factores:
A) Número de Personas trabajando: Es obvio, sería el numerador. 
B) Número de personas trabajando más  el número de personas que están buscando trabajo de manera activa. Esto seria el denominador. 
Esta división entre A/B sería más o menos la EPA, una encuesta trimestral que calcula el % de población que ha trabajado al menos 1 día en el periodo. Más allá del tipo de contrato, parece evidente que no es lo mismo trabajar 1 día que 90 durante el trimestre ni trabajar 10 horas que 480. Es decir, la EPA cuenta ‘cabezas’.
Para conocer mejor como evoluciona el mercado laboral, hay que analizar tres indicadores:
1) número de afiliados a la Seguridad Social. 
2) número de horas trabajadas del periodo
3) costes laborales totales del periodo
Además hay que tener en cuenta la estacionalidad. Este fenómeno se explica fácilmente con el ejemplo Español. El turismo, uno de los principales motores de la economía, tiene una punta de trabajo en los meses de verano. Esto hace que normalmente decrece el paro en verano. Por esto, se desestacionaliza el indicador, es decir, se elimina (estadísticamente) el incremento por estacionalidad. 
Un ejemplo numérico para explicarlo, imaginemos que todos los años en el mes de agosto hay una reducción de 100.000 desempleados. Si un año se produce un decremento de 90.000 podemos decir que no ha aumentado el empleo porque ha sido menor que el esperado. 
Estos datos que son públicos y se presentan en el INE y en portal estadístico de la Seguridad Social, son los necesarios para entender la situación del Paro en España. La EPA solo da una aproximación al estado del mercado laboral. 
Con todos estas variables desestacionalizadas, que escenarios podemos encontrar:
I) tasa de paro (-), afiliados (+), horas trabajadas (+) y costes laborales (=). El mercado laboral está creciendo claramente. No hay dudas, la economía crece.
II) tasa de paro (-), afiliados (+), horas trabajadas (=) y costes laborales (=). Redistribución del trabajo. La producción se debería mantener, la economía crecer poco y el tiempo medio de contratos reducirse.

III) tasa de paro (=), afiliados (=), horas trabajadas (=) y costes laborales (+). Escenario cercano al pleno empleo donde los sueldos suben al existir poca oferta.

IV) tasa de paro (+), afiliados (-), horas trabajadas (-) y costes laborales (-). Perdida de empleos por crisis económica.

Ojo, estos escenarios no dejan de ser aproximaciones. Existen efectos colaterales que pueden impactar de manera local y global, son únicamente escenarios metodológicos.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pedro Barquero Ríos +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.