Quizás alguno os preguntéis el motivo por el que es tan importante y crítico la relación entre Trump y Putin. Y por qué le puede llevar a tener que abandonar el cargo. Quizás se pueda pensar que tiene que ver con la pasada guerra fría, el comunismo u otros términos antiguos. 

Cuando acabó el mandato de Obama, escribía en esta entrada (https://www.pedrobarqueroblog.es/2017/01/obama-el-presidente-keynesiano.html) que las relaciones entre Obama y Rusia eran muy tensas. El problema se puede resumir en que han coincidido los dos países con una política exterior expansiva. No se puede decir que EEUU hubiera abandonado este modelo nunca pero Rusia había mantenido un perfil más bajo en la última década. 

Sin embargo, Rusia ha ido incrementando su estrategia de aumentar su peso específico en Europa, Oriente Medio y Asia. Y esa presión económica y política ha creado fricciones con EEUU y la UE que Obama no ha rehuido, más, ha mantenido una posición dura y beligerante. Los paises principales donde se libra esta “batalla”, no siempre militar, es Ucrania, Siria e Irán donde Rusia ha encontrado un buen aliado donde apalancar su estrategia. 

Y en eso, llega un candidato que quiere reducir o eliminar todo aquello que hace de contrapeso a Putin. La OTAN, reducir la política exterior hasta el mínimo indispensable y dejar de ver a la UE como socio estratégico. Estos tres puntos, que puede tener sentido estratégico para USA y sus clases medias (https://www.pedrobarqueroblog.es/2016/11/por-que-ha-ganado-trump.html), lo tiene también claramente para Rusia. 

Es decir, si se pudiera demostrar que Rusia ha apoyado a Trump de manera directa, económica o con información , implicaría que Rusia ha favorecido a un candidato buscando sus propios intereses. Algo evidentemente con un trasfondo casi de “alta traición”. Y este es el “quid” del asunto. Si, además, se demuestra que Trump ha cesado al director del FBI para que no saliera a la luz estas relaciones, estaríamos ante un escándalo similar al watergate que llevó a la dimisión de Nixon. 

Por cierto, recordar que en plena jornada de reflexión Francesa, aparecieron documentos de Macron que, según se podía leer, provenían de unos hacker rusos. Le Pen llevaba en su programa electoral la salida de la UE…

Hay que asumir que las guerras actuales entre grandes potencias no se libran con armas. Se usa la información, economía y los ataques cibernéticos. Ahí es donde se deben buscar lo conflictos. 





Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos
Responsable Pedro Barquero Ríos +info...
Finalidad Gestionar y moderar tus comentarios. +info...
Legitimación Consentimiento del interesado. +info...
Destinatarios No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal +info...
Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos. +info...
Información adicional Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra página de política de privacidad.